Seguimos con nuestra serie de recetas especialmente pensadas para los meses de calor en verano. Esta pizza para verano que os traemos hoy es vegetariana, por lo que a algunos les hará especialmente feliz. Aun así, para los amantes de la carne, tenemos que recordar uno de los motivos por los que la pizza es nuestro plato favorito: es sencillísimo de modificar recetas. Añade un poco de jamón o bacon troceado y tienes la misma receta con tu propio toque.

Pasamos a daros los ingredientes y detalles de la receta, prepararos que está es larga:

Pizza vegetariana de verano con pesto

Plato Cena
Cocina Mediterraneo
Keyword vegetariano, verano
Tiempo de preparación 1 hora
Tiempo de cocción 10 minutos
Tiempo total 1 hora 10 minutos
Raciones 4 raciones
Calorías 1.612 kcal

Ingredientes

Para la pizza

  • Harina de pasta de trigo integral, para extender la masa
  • 1 bola Masa de pizza receta abajo
  • Harina de maíz
  • 2 cucharadas Aceite de oliva virgen extra
  • 175 mililitros Salsa de tomate picante receta abajo
  • 1 Calabacín grande, finamente cortado
  • 1 Cebolla amarilla mediana, cortada en 8
  • 1/2 taza Aceitunas kalamata sin hueso

Para el pesto

  • 4 tazas Albahaca fresca empacada
  • 1/2 taza Aceite de oliva virgen extra
  • 1/4 taza Piñones tostados
  • 1 cucharada Ajo bien picado
  • 1/4 cucharadita Sal

Para los toppings

  • 2 cucharadas Piñones tostados
  • 1/4 taza Albahaca fresca empacada
  • Ajo en polvo opcional
  • Chile rojo picado opcional

Salsa de tomate picante

  • 3 cucharadas Aceite de oliva virgen extra
  • 1 Cebolla amarilla grande. Bien picada
  • 2 1/2 cucharadas Ajo picado
  • 3/4 cucharaditas Chile rojo picado
  • 2,75 kg Tomates maduros sin piel
  • 1/4 taza Pasta de tomate
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • 3/4 taza Albahaca fresca empacada

Para la bola de masa de pizza (opcional, puedes comprar masa ya hecha)

  • 1/4 taza Bulgur
  • 1 taza Agua hirviendo
  • 1 1/4 cucharada Levadura
  • 1 cucharada Azucar
  • 1/4 taza Aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas Sal
  • 1 3/4 tazas Harina de trigo integral
  • 1 3/4 tazas Harina de hojaldre integral

Elaboración paso a paso

Para hacer la pizza

  1. Precalentar el horno por lo menos 30 minutos a 260ºC

  2. Usa un poco de harina en una superficie plana para trabajar la masa. Trabaja con la masa hasta dejarla lo suficientemente plana y redonda. A tu gusto, pero recomendamos de 3 a 6 milímetros para el espesor.

  3. Usa harina de maíz en una sartén redonda generosamente.

  4. Pasa la masa a la sartén preparada. Usa una brocha con aceite de oliva sobre la masa, dejando un borde sin tocar.

  5. Cubre la masa con una capa delgada de salsa de tomate. Coloca las rodajas de calabacín en círculos concéntricos sobre la masa, dejando el borde al descubierto. Coloca la cebolla sobre el calabacín y luego vierte las aceitunas por la superficie libre.

  6. Pon la sartén (con la pizza aun dentro) en el horno precalentado. Déjala 8 minutos.

  7. Revisa periódicamente si se está cocinando uniformemente, girándola si es necesario. Continua cocinando hasta que la masa esté dorada y los ingredientes hirviendo, 3-5 minutos más.

Para hacer el pesto

  1. Pon la albahaca, el aceite, los piñones, el ajo y la sal en un procesador de alimentos y pulsa hasta que estén bien picados, luego haz un puré hasta que la mezcla esté suave, deteniéndote para raspar los lados del tazón con una espátula de goma según sea necesario. Si no lo usas inmediatamente, cúbrelo y guárdalo hasta 2 semanas en el refrigerador. Vuelva a colocar el pesto a temperatura ambiente antes de usarlo.

  2. Retire la sartén del horno y pon la pizza en una tabla para cortar. Usando la mitad del pesto, inmediatamente coloca cucharaditas de pesto por toda la parte superior. Extiéndelo sobre la cobertura con el dorso de una cuchara o con una espátula para pastel. Espolvorear con los piñones y la albahaca.

  3. Con un cuchillo afilado o un cortador de pizza, corta la pizza en ocho rebanadas y sírvelas calientes con ajo en polvo y chile rojo, si los utilizas.

Salsa de tomate picante

  1. Calienta el aceite en una olla grande no reactiva a fuego medio.

  2. Agrega la cebolla y cocina, revolviendo con frecuencia, hasta que se ablande pero no se dore, de 8 a 10 minutos.

  3. Agrega el ajo y chile rojo y cocina, revolviendo frecuentemente, otros 2 minutos.

  4. Agrega los tomates, cubre la olla y cocine, revolviendo con frecuencia, hasta que los tomates estén blandos, unos 10 minutos.

  5. Utilizando un machacador de patatas, machaca los tomates para romper los trozos.

  6. Agrega la pasta de tomate y ½ cucharadita de sal y cocina a fuego lento, sin tapar, revolviendo con frecuencia, hasta que la salsa espese a la consistencia deseada, de 30 a 45 minutos. Sazona con sal y pimienta.

  7. Añade la albahaca y cocina a fuego lento durante 2 minutos más. Retira la olla del fuego. La salsa puede ser refrigerada (tapada) hasta 1 semana, y congelada hasta 1 año.

Bola de masa de pizza (opcional, puedes comprar masa ya hecha)

  1. Combina el bulgur con el agua hirviendo en un recipiente pequeño y cúbrelo con un plato para mantenerlo caliente. Deja reposar por 10 minutos para que se ablande.

  2. Mientras tanto, en un tazón grande, combina 1 1/2 tazas de agua tibia con la levadura y el azúcar. Batir para combinar y deja reposar la mezcla hasta que esté espumosa, unos 5 minutos.

  3. Escurrir el bulgur en un colador de malla fina, desechando el agua. Añadir el bulgur a la mezcla de levadura junto con el aceite y la sal. Añade 1 taza de harina integral y 1 taza de harina de pastelería integral. Batir enérgicamente durante 2-3 minutos.

  4. Agrega 3/4 taza restante de ambas harinas. Enharinar ligeramente una superficie de trabajo con harina. Pasa la masa a la superficie de trabajo preparada y amasa hasta que quede suave y elástica, unos 5 minutos.

  5. Unta un tazón grande con aceite. Coloca la masa en el bol y volteala para que quede ligeramente cubierta con el aceite. Cubre el tazón con una toalla y deja que la masa suba en un lugar cálido y sin corrientes de aire hasta que duplique su tamaño, aproximadamente 1 hora.

  6. Golpea suavemente la masa para desinflarla, cubre el recipiente y deja que se eleve de nuevo hasta que duplique su tamaño, de 30 a 45 minutos. Divide la masa en tres bolas y estarás listo para hacer pizza. Si estás haciendo una sola pizza, puede envolver dos bolas en plástico y congelarlas hasta por 2 meses. Las bolas se descongelan en el refrigerador durante la noche o en la encimera de la cocina en aproximadamente 2 horas. Lleva la masa a temperatura ambiente antes de usarla.

Notas de la Receta

No olvides que puedes añadir jamón a la receta si quieres tener algo de carne en ella.